divendres, 9 de juliol de 2010

Uruguay


URUGUAY

Si hay un animador Uruguayo que realmente destaque, éste es Walter Tournier. Se trata de un animador de Stop Motion que en los años 70 andaba relacionado con el llamado "cine militante" y que se dedicó a la crítica social haciendo alegorías del gobierno pre-dictatorial uruguayo y de otras dictaduras latino-americanas, pero sin alejarse de la estética de cuento infantil. Su primera obra en 1973, aún con una técnica muy precaria, fue En la Selva queda mucho por hacer. Más adelante debió exiliarse en el Peru, donde comenzó a desarrollarse como animador con cortos como Nuestro Pequeño paraíso (1982) o Los escondites del sol (1986), ésta segunda trata sobre hijos de los exhiliados de la dictadura uruguaya, y estan basados en historias que los propios niños fueron dibujando, de manera similar a la película Pequeñas Voces. Tras un par de producciones para la televisión, en el 2000 Tournier realizó el corto El Jefe y el Carpintero. 


 


Se trata de una fábula sobre un gobernador loco de una isla del Caribe empeñado en que su pueblo construya una torre para poder tocar la luna. La musica fue de Leonardo Croatto y Carlos Da Silveira Ganó un premio en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano en la Habana. Al año siguiente, un canal de televisión británico les encargaron otra película similar: Navdidad Caribeña



En éste caso, en la isla del caribe que sufre una terrible sequía, el gobernador loco se empeña en cubrir la isla con nieve artificial para recibir en Navidad a sus sobrinos llegados de Europa, y para ello cuenta sólo con el ingenio del carpintero del pueblo. Ganó el segundo premio Coral en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

Posteriormente se ha dedicado a realizar películas de conciencia social como Los Tatitos



y Tonky y otros Amigos

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada